En el artículo de esta semana, hablaremos de la importancia de la háptica y la percepción sensorial aplicada al marketing. 

Se puede definir a la háptica como la percepción del ser humano con su propio cuerpo. Podremos percibir  texturas, temperaturas, incluso dolor, obteniendo información de relevancia para nuestra vida cotidiana. 

En comunicación no verbal, el comportamiento del contacto es uno de los elementos clave a analizar. Las sensaciones que recibimos desde el tacto, conforman experiencias que poseen un gran significado. A partir de ello, se crean productos que los consumidores  puedan asociar y familiarizar.

El papel que juega el tacto dentro del marketing es clave para lograr persuadir al usuario. 

¿Por qué? Los estímulos táctiles tienen un alto nivel de irracionalidad, lo que nos evoca a recuerdos que estuvieron en su momento influenciados por otros estímulos táctiles. Por ejemplo, cuando compras una cobija afelpada porque te recuerda a un antiguo juguete de peluche. Esta secuencia puede identificarse como: estímulo, emoción, decisión o recuerdo. 

Los humanos somos seres altamente emocionales, nos gusta tocar y sentir los productos, ¿Cierto?. Pues es esta sensación la que induce al cerebro a tomar una decisión final sobre la compra de un objeto.

En la tecnología, los sensores táctiles revolucionaron la forma de comunicación, tanto en teléfonos como pantallas, incluso video juegos.

La venta de experiencias ha sido el mayor éxito de muchas marcas comerciales. En muchas ocasiones, las emociones son el éxito del marketing. No lo olviden, El Cuerpo No Miente.

Etiquetas: