Hoy les hablaré de la kinesia, disciplina que analiza las posturas, tanto de los gestos y expresiones faciales como corporales, que son de suma relevancia  para comprender la comunicación no verbal.  

Fernando Poyatos, experto en comunicación no verbal, define la kinesia  como “los movimientos corporales y posiciones resultantes o alternantes de base psicomuscular conscientes o inconscientes, somatogénicos o aprendidos, de percepción visual, auditiva, táctil o cinestésica (individual o conjuntamente), que, aislados o combinados con las estructuras verbales y paralingüísticas, con los demás sistemas somáticos, poseen un valor comunicativo no intencionado.” Es decir, los movimientos realizados principalmente con el cuerpo y sobre todo la expresión facial, nos proporcionan un significado del comportamiento de una persona. 

La kinesia tiene componentes muy definidos que veremos a continuación: 

La postura: Corresponde a las forma de caminar, sentarse o estar de pie. Las posturas nos indican estados emocionales en momentos específicos que pueden durar minutos u horas.  Es importante que al momento de hacer una lectura corporal, diferenciemos entre postura abierta y cerrada,  así determinaremos la predisposición a la interacción entre dos o más personas en un primer momento. 
Orientación: El ángulo que forma nuestro cuerpo respecto al de nuestro interlocutor, nos hablará del nivel de  implicación que exista en una conversación. Por ejemplo, cuando alguien nos desagrada nos alejamos y existe una posición menos directa que cuando estamos cómodos con nuestro interlocutor. 

Gestos: Nos referimos a movimientos de la cara, las manos, brazos, piernas o la cabeza realizados de manera voluntaria o involuntaria. Nos indican las valoraciones que otras personas realizan sobre alguna situación o persona, así como información sobre el estado de ánimo. 

En este sentido, hay diversos gestos que se pueden clasificar en cinco grandes grupos: emblemas, ilustrativos o ilustradores, reguladores, gestos emotivos o muestras de afecto y adaptadores. 

Expresiones faciales: Corresponde a todos aquellos gestos realizados con ojos, cejas, párpados, labios y boca. De acuerdo a Paul Ekman, existen siete expresiones universales, es decir, que las conoce todo el mundo y se realizan independientemente del origen cultural: enojo, ira, miedo, asco, sorpresa, alegría y tristeza. A la par, existen expresiones faciales conocidas como microgestos, cuya duración es de una fracción de segundo y delatan el verdadero sentimiento de una persona.

Como pueden observar, la kinesia nos permite desglosar y estudiar los componentes de la comunicación no verbal a nivel corporal. Si bien, ésta se clasifica de acuerdo a una parte del cuerpo en específico, es relevante no perder de vista que el conjunto de significados nos dará la conclusión o análisis más certero sobre el lenguaje corporal de un individuo. Recuerda ¡El Cuerpo No Miente!

Etiquetas: