“Las mujeres vivimos un momento histórico en términos de representatividad, es momento de democratizar las herramientas de estrategia política para las mujeres”. 

                                                                                                             Edurne Ochoa

 

Los dobles discursos sobre género están en aumento y es que en México las mujeres representamos el 52% del Listado Nominal. Sin embargo, el acceso a puestos de poder, toma de decisiones, liderazgo y demás pendientes no se darán por mandato presidencial, y mucho menos se generarán con propuestas de campaña que solamente nos encasillan a las labores “sociales” que se nos han impuesto.

La verdadera representación y lucha por estos espacios se dará cuando las mujeres estén convencidas de ejercer su legítimo derecho a participar en la vida política. Y sin duda, cuando las mujeres electoras se sensibilicen y visualicen que las mujeres tenemos la misma capacidad de gobernar, liderar y transformar un País.

Son muchas las voces de “miedos” y desconocimientos que he escuchado durante mi paso por la consultoría política.

Sin embargo, son solo eso: miedo a lo desconocido.

Estas son algunas de las limitantes que se nos han impuesto:

“Para estar en la política se necesita mucho dinero”.

“No podrás congeniar tu vida privada/familiar con la política”.

“No nacieron para la política, esto es cuestión de hombres”.

“Todas las mujeres políticas terminan solas o divorciadas”.

“Las mujeres no están listas para votar por otras mujeres”.

Las limitantes justamente se crearon para impedir el paso y crecimiento de las mujeres, nada mejor que detonar el “miedo” para frenar esta búsqueda en la política, y es que el “miedo” paraliza o activa, dependiendo su detonador e inconsciente colectivo.

Si los partidos políticos en realidad están convencidos de la importancia de la paridad y representatividad, deberían de utilizar el presupuesto de género para emprender campañas bien diseñadas que hablen, sensibilicen y activen al electorado. Ellos mejor que nadie conocen las deudas históricas que tienen.

¡Ya basta de utilizar ese presupuesto para “cosas sin importancia” que solo detienen y obstaculizan la posibilidad real de acceso al poder!

Es verdad que con acciones afirmativas estamos comenzando este proceso en México, pero estamos aún muy lejos de lograr una verdadera representación paritaria que nos ayude a legislar a favor de los pendientes históricos con las mujeres.

Las invito a seguir de cerca la vida política de sus países y regiones, a involucrarse para poder exigir y sobre todo a ser #sororarias con más mujeres y desmitificar las miles de falsas creencias que se nos han impuesto.

Y recuerden #IgualdadSeEscribeConA

Publicaciones Relacionadas